Luís Abinader recibe un país sumido en la corrupción y en medio de una crisis sanitaria y económica

Toma de posesión de Luís Abinader como presidente de la República Dominicana. (Fuente Externa).

Santo Domingo, RD.– Fue juramentado este domingo el nuevo presidente de la República el licenciado Luís Abinader y en medio de la algarabía por parte del pueblo por la llegada del ansiado candidato del cambio al Palacio Nacional la realidad actual es otra.

El nuevo presidente recibe un país sumido en una crisis sanitaria y económica provocado por la pandemia del COVID-19 que afecta el mundo, esto sin sumarle la falta de institucionalidad y corrupción que infecta todas las instituciones públicas del país.

Hay que ser realista y salirnos del spot publicitario de que todo se solucionará en los primeros 100 días de gobierno, la realidad actual es demasiado compleja y entendemos que las expectativas que tiene el presidente actual bajo el escenario en que estamos viviendo son demasiado altas. Muchas de las propuestas de campaña se tomarán más tiempo del pensado y otras tengan que ser repensadas por la falta de recursos.

Este país en realidad necesita un cambio, es hora de que el presidente y las nuevas autoridades tomen acción y ejecuten lo que tanto profesaron en campaña y de no ser así el pueblo tendrá la responsabilidad y el compromiso de removerlos de sus cargos públicos en las venideras elecciones.